6 lecciones aprendidas de Los Replicantes

1114059-pris_by_misanthropicbastard

Hay éxitos que tardan en fraguarse y otros que llegan inesperadamente. El mes pasado jubilamos El Perro Flaco sustituyéndolo por Los Replicantes. Durante este mes hemos trabajado como banco de pruebas para que lo puede llegar a ser el proyecto. El resultado nos ha sorprendido mucho: más de 400.000 usuarios únicos el primer mes. Toca hacer balance y, para no perder costumbre, aquí va en modo de lista: las 6 cosas que hemos aprendido en el primer mes de Los Replicantes.

1. Hay demanda para información desde otro punto de vista

400.000 usuarios únicos en un mes quiere decir algo. Desde luego, hay artículos que han funcionado mejor que otros, pero lo cierto es que se nota que hay demanda de contar la información de otra forma. De hablar de política con otro tono y de escapar del criterio editorial uniforme que rige la mayoría de medios online. Profundizaremos sobre ello en los próximos meses y prometemos ir afinando el modelo.

2. Se puede vivir sin depender de Google

En nuestro primer mes sólo el 0,5% de las visitas vinieron de Google. Era nuestra intención. No queremos dejar al SEO de lado pero está claro que Google ya no es lo que era para mandar tráfico. Cada vez se manda más visitas a sus propios proyectos (el posicionamiento de vídeos de YouTube en los primeros puestos de las búsquedas es casi escandaloso) y está claro que hay proyectos que pueden vivir sin Google. Queremos que Los Replicantes sea uno de ellos.

3. Facebook tiene mucha más actividad y comparte más que Twitter

Como es lógico, el resto del tráfico nos llegó de redes sociales. En detalle, Twitter nos mandó el 6% del tráfico y Facebook el 76,4%. No hay color entre una y otra. Los medios de comunicación tienen -¿tenemos?- una obsesión casi enfermiza con Twitter pero lo cierto es que sigue siendo un red muy minoritaria. Facebook, ese gran olvidado y que a casi nadie parece interesar, sigue ganando por goleada. Y eso pese a que las grandes cadenas de televisión le regalen publicidad a Twitter valorada en millones de euros y encima les paguen.

4. Tener una página de Facebook con muchos (o pocos) fans apenas sirve de nada

La página en Facebook de Los Replicantes tiene 140 fans. Pese a todo, Facebook nos mandó más de 363.000 visitas en marzo. Tener muchos o pocos fans en la página de Facebook no es una métrica válida para sacar ninguna conclusión de nada. Es más, si tienes muchos fans, Facebook automáticamente te obliga a pagar para llegar a todos con una fórmula en la que, cuantos más fans tienes, a menor porcentaje de ellos llegas gratis.

5. No es necesario leerte un artículo para opinar sobre él, o corregirlo

Compartido unas 32.000 veces, este es el artículo estrella del primer mes de Los Replicantes. Y si tenéis un rato, paraos a leer los más de 400 comentarios que ha generado el debate…

6. Podemos es ¿casi? como una religión

… nunca antes un partido político había tenido una legión de fans así, como si se tratase de una estrella del pop o un actor de series juveniles. Pablo Iglesias despierta pasiones en la red y tiene todo un séquito de admiradores y detractores muy activos.

Shake Shack, la burbuja hecha hamburguesa

1

Shake Shack salió ayer a bolsa en Nueva York disparando cualquier tipo de previsiones. Las acciones de la compañía se revalorizaron un 118% hasta alcanzar los 45,90 dólares. Es la última moda de las hamburguesas. Tras años de hegemonía en el fast food, McDonald’s parece estar cayendo en desgracia. La nueva percepción es que McDonald’s no es sano, y pagar un poco más (y hacer a veces media hora de cola) por un Shake Shack es mucho mejor para la salud.

Pero las cifras asustan. Shake Shack consiguió ayer una capitalización de 1.630 millones de dólares con sólo 63 restaurantes en todo el mundo. McDonald’s, con más de 35.000, vale ahora 89.960 millones.

Una división sencilla y estamos hablando de un valor de 2,5 millones de dólares por restaurante McDonald’s frente a 25,87 millones por cada restaurante Shake Shack. Más de 10 veces más.

Shake Shack, ¿la burbuja de las hamburguesas?

Sí, están muy ricas. Pero siguen siendo hamburguesas. Y sigue siendo fast food. No esperes adelgazar con una dieta a base de ellas ni que el médico te dé un pin en la próxima revisión por abandonar las de McDonald’s y pasarte a estas.

Es más, un Big Mac tiene, de media, 550 calorías, mientras que una SmokeShack doble, la que más se le parece, 910 calorías.

En cuanto a precios, un menú Big Mac cuesta en Nueva York 7,45 dólares. En Shake Shack no hay menús, pero la suma de patatas + hamburguersa media + bebida es de 13 dólares de media.

Sí, los clientes de Shake Shack pagan de media unos 6 dólares más que los de McDonald’s por un producto de mayor calidad. Sí, las hamburguesas Shake Shack están de moda y muy ricas. Sí, con su salida a bolsa abrirán muchísimos más restaurantes muy pronto. Pero no perdamos el norte, la valorización alcanzada es una salvajada. Y solo son hamburguesas.

Tranquilos, si no os paga Google ya os pago yo

1

Este martes, para desgracia de muchos, cierra Google News a causa del “buen hacer” de un Gobierno que presume de liberal. Pobres medios AEDE, que se habían compinchado con el Gobierno para aprobarle una tasa a Google y así poder sanear sus maltrechas cuentas, y ahora se quedan sin visitas y sin dinero.

Pero no pasa nada, porque he decidido ayudar a estos “valiosos” medios de comunicación con mi dinero para que la vida les vaya un poco mejor. En realidad no lo he decidido yo, pero sí les voy a pagar con el dinero de nuestros impuestos que tanto nos han subido en los últimos años.

Por ejemplo, en Periodista Digital, el 100% de su publicidad premium (quitando AdSense y sucedáneos) es ahora:

– Una campaña para cuidar el agua del Canal de Isabel II (Comunidad de Madrid)

– El plan emprende la Comunidad de Madrid

– Un hermoso banner anunciando la “Suma de todos” de la Comunidad de Madrid

¿Excesivo? Para nada, porque en la portada de Libertad Digital nos encontramos con:

– Megabanner gigante del programa emprende de la Comunidad de Madrid

– Programa de detención precoz del cáncer de colón orientado a jubilados (esos ávidos internatuas) de la Comunidad de Madrid

– La campaña para cuidar el agua de la Comunidad de Madrid

– Un banner más para visitar Extremadura

Y luego está PRNoticias, también “agraciada” con estos fantásticos banners de la Comunidad de Madrid, que cifra las pérdidas en 3 semanas de hackedo en 425.000 euros. De nada.

La prensa llega tarde a sí misma

Una reflexión rápida sobre lo imparable de la transformación digital y cómo se va a llevar por delante a los periódicos (en papel). Hasta ahora estábamos acostumbrados a que la prensa llegara tarde imprimiendo en papel noticias del día anterior, en muchos casos “caducadas” o actualizadas a lo largo del día. Pero más preocupante es para los medios tradicionales el fenómeno que estamos viviendo últimamente con Twitter o el caso Bárcenas: las portadas de los periódicos y sus revelaciones son en sí la noticia. Desgraciadamente para ellos, y pese a los muros de pago, la velocidad de internet es imparable: un par de horas son suficientes para que la portada o exclusiva circule por Twitter y redes sociales, y hasta sea comentada en algunas tertulias nocturnas.

El resultado, es que cuando al día siguiente te levantas y vas al kiosco, la “gran exclusiva” ya no lo es, lleva horas circulando por la red y en algunos casos es ampliada y mejorada, perdiendo cualquier valor que la investigación original pudiera tener. Para muestra un botón. El Mundo anunciaba hoy un cuadernillo especial con más apuntes de Bárcenas. A primera hora de la mañana, antes de ir al kiosco a consultar el especial, en internet ya estaba digitalizado e indexado, haciendo posible buscar en él y añadiendo comodidad a lo publicado por el diario. Una muestra más de que la prensa necesita reiventarse, y hacerlo pronto.

El negro futuro de la “prensa de ensaimada”

Hace unos días un avión de Iberia Express aterrizó de emergencia en Frankfurt con un motor en llamas. La noticia, que apareció hasta en la televisión alemana, puede leerse en Ociogo… y en no muchos sitios más. Una sencilla búsqueda en Google News sólo ofrece tres resultados, uno de los cuales no tiene nada que ver con el incidente y otro de un medio pequeño.

1

No ha sido el único percance de gravedad protagonizado por una aerolínea española en las últimas horas. Un avión operado por Air Europa repitió una operación similar en el aeropuerto de Madrid hace unas horas. Algunos medios, como El Mundo, que contaron el asunto con el nombre de la aerolínea como se puede ver en Google News, cambiaron el titular a posteriori para maquillar el incidente.

1

No, no es que la prensa española demuestre escaso interés por la aviación, es que al fin y al cabo son dos pequeños accidentes sin víctimas mortales. Total, un motor en llamas le puede pasar a cualquiera. Sin embargo, hay cosas muchísimo peores y más graves que merecen mayor cobertura mediática. Por ejemplo, que Ryanair vaya a cobrar por subir una ensaimada a bordo:

1

A la vuelta del verano, alguno de estos medios que cacarean las ensaimadas y silencian los motores en llamas levantaran un muro de pago sobre sus contenidos. Y no hay mucho más que decir.

Los medios tradicionales fracasan con sus “kioskos virtuales”

Animados por los intentos exitosos de algún que otro medio extranjero, los grandes editores de prensa nacionales parecían dispuestos a intentar levantar de nuevo el muro de pago en sus contenidos. Para abrir boca, mientras las versiones web continúan siendo gratuitas (parece que por poco tiempo), se han formado dos uniones para vender los tradicionales periódicos online: Orbyt con Unedisa y Planeta, Kiosko y más de Prisa y Vocento. Y varios meses después del experimento todo apunta al fracaso de ambas plataformas. Ninguna ofrece datos independientes de difusión, aunque más allá del cuánto habría que evaluar el cómo.

Los últimos datos que he encontrado online en el caso de Orbyt hablan de 75.000 “suscriptores” sin especificar si son abonados anuales, a cuántos medios o simples compradores esporádicos. La realidad de El Mundo es que ya sea por el día del Padre, Navidades, o el cumpleaños de Pedro J. lo habitual es que el precio medio de un año de suscripción a El Mundo ronde los 50 euros. Si le descontamos el IVA y dividimos por 365 días que tiene el año (y El Mundo presume de sacar edición en Orbty hasta en Navidad), El Mundo vende sus ejemplares por suscripción a 10 céntimos, mientras que en papel el precio va de los 1,30 euros a los 2,50€ los domingo.

¿Es rentable vender un periódico online por 10 céntimos? No están los gastos fijos de imprenta + kiosko aunque en online hay otro tipo de gastos extras, ya sea en ancho de banda, ingenieros para tener al día las múltiples versiones de la plataforma (web, iOS, Android…) o comisiones como las del Apple Store, cobros por tajerta de crédito…

El caso de El País no es mucho mejor, ya que en su última promoción 15 días de acceso vale sólo 1 euro, unos 6 céntimos por ejemplar. Y todo hace indicar que más allá de la oferta puntual las altas deben de ser muy bajas, ya que las promociones parecen encadenarse una tras otra sin final cercano.

¿Merece la pena levantar un muro de pago para conseguir usuarios a precios tan ridículos? ¿Qué masa crítica es necesario lograr para rentabilizar ediciones a menos de 10 céntimos de euro?

Por qué sube el paro (y seguirá subiendo)

Me ha sorprendido la escasa repercusión del aumento del paro en España, relegada en las portadas de los medios digitales por detrás de las disputas soberanistas de las comunidades autónomas. Será que nos estamos acostumbrando, pero nadie parece molestarse en hacer un análisis más pausado de la dramática situación, como mucho echarle la culpa a la -inútil- reforma laboral de Rajoy.

Que se frene el ritmo con el que se destruye el empleo no es un buen síntoma, si no una consecuencia de que hay ya tantos parados que es difícil que la cifra siga aumentando al ritmo que lo ha hecho en los últimos años.

No obstante, nadie parece estar prestando atención es a lo que nos depara el futuro o cómo evolucionará el dato. Para que una empresa, grande o pequeña, contrate a un trabajador tienen que darse dos condiciones: una, que haya una demanda suficiente de algo que justifique un nuevo empleado en las tareas productivas de la empresa y dos, que la empresa disponga del suficiente dinero para pagarle.

Que la primera condición se cumpla es cada vez más difícil, ya que a mayor crisis y paro es más difícil que aumente la demanda de cualquier bien o servicio, aunque siempre quedan nichos de mercados donde es así. La segunda, que hasta ahora podría cumplirse en mayor o menor medida, ya se está encargando el Gobierno de que no sea viable.

La principal, y prácticamente única prioridad del Gobierno, es reducir el déficit, aunque hay muchas formas de hacerlo. La de Rajoy parece ser aumentar los impuestos sin razón u hoja de ruta aparente. El pasado 11 de Julio, el todavía Presidente del Gobierno anunció una subida de IVA y una reducción de las cotizaciones sociales por “recomendación” de la Unión Europea, que aconsejaba reducir la carga impositiva laboral y aumentarla al consumo. La medida, más o menos discutible, se tradujo en 3 puntos más de IVA a partir del 1 de septiembre y 1 punto menos de cotizaciones a partir del 1 de enero de 2013.

Sin embargo, menos de tres meses después, en un movimiento increíble, el Gobierno presentaba los Presupuestos Generales del Estado donde se suprimía la rebaja de las cotizaciones anunciadas por el propio Presidente. Un sinsentido absoluto al que hay sumarle la supresión de todas las bonificaciones en los contratos así como nuevas leyes de amortización para grandes empresas. El panorama en 2013 queda así:

– Si eres una PyME tienes que adelantar el 21% de tus facturas aunque no las hayas cobrado, has perdido las bonificaciones de los contratos de tus empleados y además las cotizaciones sociales no bajarán como el Gobierno había anunciado. En resumen, aunque sigas facturando lo mismo (algo que no es tan evidente), tendrás que pagar mucho más al Estado, por lo que tendrás menos dinero en caja.

– Si eres una gran empresa, aunque muchas pagaban menos I.Sociedades por reducciones varias, la cuantía del impuesto aumentará considerablemente, por lo que, como en el caso de las PyME, pagarás más al Estado y tendrás menos dinero en caja.

Con este panorama, ¿qué empresa en su sano juicio contrataría a alguien en 2013?

El fracaso de los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Los juegos olímpicos de Londres 2012 están resultando ser uno de los mayores fracasos de la historia reciente de este tipo de eventos. Y no me refiero a la pobre actuación española, sino al agujero que van a dejar en la ciudad al no cumplirse ninguna de las previsiones. Fotos de estadios y pabellones semi desérticos y cifras oficiales que apuntan a menos de 100.000 turistas, 3 veces menos de lo habitual en agosto, que dejan a Londres como una ciudad fanstama lejos de las aglomeraciones que preveían. ¿Por qué? Mis tres razones…

Fallido sistema de venta de entradas

A excepción de las entradas de agencias o touroperadores, el sistema de entradas al evento ha demostrado ser un auténtico fracaso, tanto en precio como en forma de distribución. Los ciudadanos de la UE reservaban las entradas para los deportes que querían mediante una web con precios bastante asequibles (por 10 libras podías acceder a casi todos los deportes) y luego la organización las sorteaba repartiéndolas entre todos los postulantes. Ponte en la piel de un italiano que ha pedido entradas a 30 eventos y lo único que te tocan son dos pases a un partido de volley playa de tu país por el que has pagado 10 libras. ¿Vas a molestarte en organizar tus vacaciones, reservar un vuelo y hotel caro inflado por el precio de los juegos para ver un único partido menor? La respuesta a la vista de las gradas de los juegos es obvia: la mayoría ha preferido perder el dinero y quedarse en casa.

Espanta al turismo tradicional

En lugar de vender Londres como una ciudad especial con eventos al margen de los juegos para los turistas, las autoridades han hecho todo lo contrario: espantarlos. Nos hemos cansado de leer en la prensa el colapso que iba a sufrir la ciudad, que los trenes iban a estar imposibles, que uno no podría moverse y que si te decidías a visitar Londres 2012 durante los juegos como turista poco menos que se te venía encima el apocalipsis. Resultado: el que no tenía interés alguno por los juegos ni se le ha pasado por la cabeza irse a Londres de vacaciones.

Ahuyenta a tus ciudadanos

Londres es una de las ciudades más multiculturales del mundo donde reside muchísima gente que trabaja allí esporádicamente y para los que los juegos podría suponer todo un evento. En cambio, una vez más, las autoridades londinenses se han dedicado a vender el fin del mundo antes de que se produzca: no podrás ir a trabajar utilizando tu ruta habitual, tendrás que entrar a las 6 de la mañana y salir a las 10 de la noche para no cruzarte con los turistas olímpicos, cambia el transporte público por la bicicleta o o ve andando a trabajar. La situación se ha vendido como tan dramática que muchos londinenses han preferido aprovechar los Juegos para tomarse sus vacaciones y huir de allí.

Pinterest: y ahora, el contenido

Pinterest es la nueva red social de moda con mucho hype sobre este nuevo servicio en Twitter, Facebook, blogs… Se trata de una nueva forma de compartir contenidos que mezcla algunas cosas de Twitter, Facebook, y añade propias. En Pinterest hacemos pequeños tableros en los que compartimos la información por categorías. Podemos seguir a contactos, o bien sólo a categorías específicas de nuestros contactos, así como comentar en sus pins, hacer “repins”, etc.

Tal vez la mayor novedad de Pinterest es lo visual que resulta. El texto es ahora lo de menos, lo importante es la imagen. Por eso, hasta ahora Pinterest había estado centrada en sitios de moda para compartir modelitos y tendencias. Pinterest tiene además vocación de metared social, ya que los pins pueden tuitearse, compartirse en Facebook…

Personalmente, creo que Pinterest es un peligroso paso más allá en la socialización de contenidos que cruza una delicada línea roja. Hasta ahora en servicios como Delicious o Twitter se compartía un enlace que nos llevaba al sitio original. Facebook ya logró ir un paso más lejos llevándose también buena parte de los comentarios que se generan sobre un tema en concreto.

Lo de Pinterest ya no sólo no es ético, tampoco debe ser muy legal. Pinterest se baja una imagen del artículo que quieres compartir y la sube a su propio servidor. No estamos hablando de una miniatura como Facebook, sino de una imagen a 600 píxeles de ancho. Los pins de Pinterest posicionan en Google, se pueden a su vez compartir en Facebook, twittear, comentar, hacer repin, mandar por email, e incluso embeber.

Si lo que estás compartiendo es un pin sobre un análisis de un libro, estupendo, la gente acudirá al (discreto y con nofollow) link de tu pin y lo leerá. Pero si lo que has hecho es un pin de una foto de El País -que El Páis ha pagado- del Costa Concordia hundiéndose, por poner un ejemplo, ¿qué necesidad tengo de seguir el link? Si ya he visto lo que quería.

Pinterest no tiene por ahora un modelo de negocio aparente pero está consiguiendo visitas, comunidad y contenidos “prestados” de otros sitios más de lo que sería tolerable y de una manera automática con la ayuda de los usuarios. Sólo hay que ver muchos pins de moda donde se reproducen imágenes de colecciones y se describen con detalle y sobre las que se genera toda una red de comentarios cuando el medio original, el que hizo la foto o la subió, apenas tiene actividad.

Por ahora Pinterest está un poco “de tapado”, como un experimento social media. Pero si de verdad Pinterest tiene éxito, ¿alguien duda de que agencias de imágenes y grandes medios se lanzarán de cabeza contra ellos? Y me temo que con razón…