La prensa llega tarde a sí misma

Una reflexión rápida sobre lo imparable de la transformación digital y cómo se va a llevar por delante a los periódicos (en papel). Hasta ahora estábamos acostumbrados a que la prensa llegara tarde imprimiendo en papel noticias del día anterior, en muchos casos “caducadas” o actualizadas a lo largo del día. Pero más preocupante es para los medios tradicionales el fenómeno que estamos viviendo últimamente con Twitter o el caso Bárcenas: las portadas de los periódicos y sus revelaciones son en sí la noticia. Desgraciadamente para ellos, y pese a los muros de pago, la velocidad de internet es imparable: un par de horas son suficientes para que la portada o exclusiva circule por Twitter y redes sociales, y hasta sea comentada en algunas tertulias nocturnas.

El resultado, es que cuando al día siguiente te levantas y vas al kiosco, la “gran exclusiva” ya no lo es, lleva horas circulando por la red y en algunos casos es ampliada y mejorada, perdiendo cualquier valor que la investigación original pudiera tener. Para muestra un botón. El Mundo anunciaba hoy un cuadernillo especial con más apuntes de Bárcenas. A primera hora de la mañana, antes de ir al kiosco a consultar el especial, en internet ya estaba digitalizado e indexado, haciendo posible buscar en él y añadiendo comodidad a lo publicado por el diario. Una muestra más de que la prensa necesita reiventarse, y hacerlo pronto.